Yates de lujo, ¿ocio o negocio?

Durante mis años de carrera trabajando en yates de lujo, siempre me preguntaba cómo alguien puede ver beneficio alguno en tener un yate de 50, 60 o incluso más de 100 metros de eslora para disfrutar de él durante un mes al año.

El simple hecho de mantener a flote un yate de estas características supone un desembolso económico de aproximadamente un 10% anual del valor del yate, es decir, si el yate le ha costado a su dueño 40 millones de euros, éste tendrá que desembolsar unos 4 millones de euros cada año para mantener tanto al yate como a la tripulación.

yates-17-1

Y, por muy increíble que nos parezca al resto de los mortales, hay personas a las que no les importa desembolsar estas cantidades de dinero para disponer de un ‘juguete’ del que disfrutarán sólo unas semanas al año.

Sin embargo, y como buenos empresarios que los dueños de estas embarcaciones suelen ser, también hay dueños de yates que se lo plantean como otro más de sus negocios. Un negocio muy beneficioso, por cierto.

Los yates de los que mi Blog habla son yates de un tamaño medio de 60 metros de eslora.

Alquilar uno de estos yates, semanalmente, cuesta alrededor de 350.000 euros (gastos de combustible, alimentación etc no incluidos)

Simplemente alquilando el yate durante 6 semanas al año, el dueño se embolsará más de dos millones de euros. Teniendo esto en cuenta, ahora sí podemos ver un poquito más razonable ser dueño de un yate de estas características, ¿verdad?

yate-17-2

Sin embargo, aún siendo un negocio de lo más fructífero, siguen siendo mayoría los dueños de yates que optan por no alquilar su yate y poder así disfrutar de él cuando y donde ellos quieran.

La semana de la Fórmula 1 de Mónaco, las regatas Les Voiles de Saint Tropez, el Festival de Cine de Cannes o el mes de diciembre en el Caribe son las fechas preferidas por estos billonarios para disfrutar de estas mansiones flotantes.

Porque no hay placer mayor en esta vida que poder presenciar la Fórmula 1 de Mónaco desde primera línea a bordo de tu megayate, con los pies en alto y copa de Champagne en mano.

Supongo que para todos mis ex jefes, ese momento superaba con creces a los millones de euros que desembolsaban cada año para poder disfrutar de ese placer.

yate-17-3

Espero que este post os haya gustado y que queráis seguir conociendo este apasionante mundo de los megayates de mi mano.

¡No dudéis en escribirme para lo que queráis y estaré encantada de ayudaros!

yate-17-4

JAMILA GARCÍA

Personal Concierge

www.jamilaellalaestrellaylamar.es

hola@ellalaestrellaylamar.es

Anuncios