B. Los bikinis y trikinis más deseados de 2017

Ya falta poco para la ansiada estación estival donde disfrutamos del sol y la playa, el verano.

Ya estamos diciendo adiós a la ropa invernal para dejar paso a la moda veraniega, y cómo no, no pueden faltar los bikinis y trikinis.

Seguro que ya estás buscando el complemento de baño perfecto para este verano. Desde hace unas semanas las ‘influencers’ de la talla de Gigi Hadid, Kendall Jenner, etc. nos están deleitando con variados combinados de trikinis y bikinis que serán, sin duda, la tendencia de este verano.

Una de las ventajas de esta ropa de baño es el punto de glamour y sofisticación que desprenden. Una buena elección de bikini o trikini hará sacar tu lado más chic.

Las prendas de baño como los trikinis son conocidos por estilizar la figura  y los diseñadores de moda se han rendido a sus encantos y gracias a esto, nos deleitan con sus mejores creaciones que podremos lucir en  la piscina o en la playa.

Isabeli Fontana no verão 2017 da Água de Coco
Agua de Coco.
parah
Parah.
eres
Eres.
gotex
Gottex.
la perla
La Perla.
do swimwear
Do Swinwear.
trikini_emilio_pucci
Emilio Pucci.
AG_13
Amor Guerrero.
sarrieri
Sarrieri

Texto: Mª del Carmen Fernández González
Founder& Specialist online luxury brands
info@infinitumecommerce.com

Infinitum Ecommerce

Anuncios

F. Las fibras artificiales o sintéticas, revolución en la moda

kevlar
Fibra de kevlar, de la marca DuPont

En un artículo anterior ya os contamos los diferentes tipos de tejidos que existen e hicimos un amplio repaso por las distintas telas de origen natural, tanto animal como vegetal. En esta entrada vamos a tratar de explicaros las diferentes fibras artificiales y sintéticas que en las últimas décadas, sobre todo estas últimas, han revolucionado la industria textil y, por lo tanto, también han influido y mucho en el mundo de la moda. En la mayoría de los casos, las fibras artificiales o sintéticas están presentes en infinidad de prendas acompañando a tejidos naturales, que sin ningún género de duda resultan mucho más cómodas y agradables, además de aportar un componente de calidad y exclusividad a los diseños.

rayon
Vestido de rayón.

Los tejidos de origen artificial se producen a partir de productos naturales, como la celulosa o algunas proteínas animales, que son sometidos a diferentes procesos químicos para conseguir hilos continuos y resistentes. Con este objetivo, a finales del siglo XIX, un francés de apellido Chardonnet creó una fibra que imitaba a la seda, por lo que recibió el nombre de ‘seda Chardonnet’.

Las principales telas artificiales son el rayón (o seda Chardonnet), que varía en función del derivado de la celulosa con el que se producen; el azlón, que procede de proteínas animales o vegetales disueltas principalmente en sosa cáustica y cuyo nombre varía también según el tipo de proteína; y el rayón alginato, que procede de una sustancia que se extrae de las algas marrones: el alginato de sodio. Este último tipo de tejido es muy fino y se emplea para crear tramas junto a otro tipo de fibras naturales como la lana o también para crear hilo de sutura por su capacidad para disolverse y ser absorbido por el cuerpo.

Las telas sintéticas, es decir, las producidos a partir de derivados del petróleo, son más numerosas y, desde luego, han jugado un papel más importante en la moda y en todo lo relacionado con la industria textil. Se producen a partir de un proceso totalmente artificial, ya que tanto la obtención de la materia prima como la generación de la fibra o de los hilos se realiza por síntesis.

Los motivos por los que los tejidos sintéticos han triunfado, tanto en la confección de prendas de vestir como en la fabricación de tejidos industriales, son varios: la resistencia, las cualidades térmicas, la rentabilidad, lfácil mantenimiento y limpieza…Las fibras sintéticas se obtienen por la síntesis de moléculas, proceso que se puede realizar por polimerización por condensación o por adición. Como se trata de procesos químicos más o menos complejos, lo más sencillo es explicar los diferentes tejidos.

En el primer grupo (polimerización por condensación) se sitúa el primer tejido sintéticos: el nailon. Se trata de una fibra creada por la firma DuPont en 1938, es muy resistente y elástica y se mezcla con otro tipo de tejidos naturales para darles más consistencia. Empezó a fabricarse de manera industrial muy pronto y se extendió su uso doblemente. Por un lado, se utilizó para confección medias de mujer, y por otro para fabricar paracaídas durante la Segunda Guerra Mundial. A partir del nailon se creó a mediados de los sesenta una fibra mucho más resistente, la fibra de aramida, conocida comercialmente como kevlar.

Otro tejido creado porlicra condensación marcó un antes y un después: el poliéster. Creado en los años 40 por una empresa británica, esta fibra es muy resistente y se emplea para reforzar otros tejidos ya que en solitario es muy difícil de tintar y además tiende a arrugarse. Hay varios tipos de poliéster, como el PET, que es conocido con diferentes nombres según el país. En España se le llama tergal, como en Francia. Además del uso textil, el PET es empleado para crear envases, láminas de plástico, etc. También es un poliéster el PLA o ‘bioplástico’ (porque se obtiene a partir de moléculas del maíz) y el PTT, también de origen vegetal

En el segundo grupo (polimerización por adición) encontramos fibras acrílicas, fibras de polifefinas y fibras de elastómeros. Las acrílicas se caracterizan por ser fibras que imitan a la lana o a tejidos con pelo y su facilidad para ser teñidas y su resistencia las hacen ideales para la producción de prendas de puntos. Las polifelinas se obtienen a partir de plásticos, como el polietileno o el polipropileno, y las fibras de elastómeros se caracterizan por su elasticidad, destacando en este sentido el elastano, o spandex, un tejido que en los últimos tiempos es un componente fundamental en determinados tipos de prendas, como ropa interior, bañadores, ropa deportiva o incluso en pantalones tipo jeans. Una marca muy popular de este tipo de tejidos es Lycra, que en los años sesenta se convirtió en un duro competidor del nailon para la confección de medias o pantys de mujer, hasta el punto de que lo desbancó casi de manera absoluta.